Apartamento «para tres» Sanxenxo

En este apartamento, el principal interés de los inquilinos era poder conservar los tres dormitorios actuales  y  poder  tener una cocina y baños más funcionales.

Se empezó con un levantamiento en planta de la actual distribución y posteriormente se creó diferentes propuestas en planta de la reorganización de los espacios.

Al acceso de la vivienda, se podía observar que le faltaba baste luminosidad.

El principal interés para mí en este proyecto fue crear una cocina funcional  y estéticamente atractiva, un baño y aseo funcional y ganar mayor amplitud y luminosidad en todos los espacios de la misma.

En la cocina , necesitaba introducir un espacio para poder desayunar, al ser un espacio bastante estrecho, opte por diseñar un elemento en forma de “ cubo suspendido” que funcionara a la vez de mesa de desayuno y mesa de trabajo. Para darle mayor importancia al mismo, se colocó toda una tira led en la parte superior de la misma .

Los muebles se combinaron en madera blanca en alto brillo con tiradores realizados a medida en madera que funciona como elemento de unión entre el acabado del salpicadero en madera, el cubo suspendido en madera  y el suelo.

El suelo se optó, por un acabado vintage en tonos neutros que hace que la cocina tenga una armonía con todos sus acabados. Para la encimera se optó por una piedra negra. Las puertas de acceso de la misma se pusieron con vidrio para que tuviera una mayor luminosidad la estancia.

En el baño principal se optó por un diseño más contemporáneo. Se replanteo todo el espacio para eliminar los actuales quiebros y hacer que  la planta fuera con líneas rectas. Se utilizó acabado en madera para dentro de la ducha, y acabado en blanco mate con diferentes texturas para el resto de las paredes. Con estos acabados se consigue que el baño sea acogedor y cálido.

Para el aseo, también se reorganizo el espacio, ampliándolo un poquito más. El principal inconveniente es su pequeño tamaño. En este aseo se optó por darle un estilo “vintage” para potenciarla estancia. Colocamos un suelo en acabado hidráulico en tonos neutros para no sobrecargar el espacio, combinado con un azulejo esmaltado tipo “ladrilo” colocado hasta media altura y introducimos un toque de color en la pared del lavamanos para darle un toque más personal. Como el espacio era muy pequeño realizamos un mueble a medida en unos de los retranqueos que sirva de almacenamiento y cesto de la colada. Para rematar, se colocó una grifería en acabado negro mate que hace de punto de unión de todos los acabados y texturas de la estancia.

En el salón se optó por colocar una puerta tipo granero en cristal y madera blanca que funciona como elemento decorativo y a la vez como elemento de cierre hacia el pasillo.